QUE VER

San Juan de Aznalfarache es un municipio con un amplísimo bagaje histórico. Situado en un lugar privilegiado, en primera línea de la cornisa del Aljarafe, frente a Sevilla, dominaba dos recursos naturales importantísimos; el río Guadalquivir y los amplios y ricos campos de cultivo del Aljarafe.

Esta situación estratégica ha favorecido que San Juan sea uno de los pueblos más antiguos del Aljarafe, participando desde, al menos, época turdetana de la riqueza económica y cultural que proporcionaba el río, como autopista comercial que unía nuestra comarca con todo el bajo Guadalquivir y por supuesto con el Mediterráneo en la antigüedad y con el Atlántico desde época moderna.

San Juan ha estado habitada desde antiguo, sus pobladores han dejado huella en la fisonomía urbana del pueblo. Desde los turdetanos, romanos, visigodos, musulmanes y cristianos, San Juan cuenta con un importantísimo patrimonio arqueológico para los periodos más antiguos, pero también arquitectónico como el recinto amurallado de época almohade, el Convento de San Francisco y su iglesia parroquial, la Capilla del Rosario; o más reciente, el conjunto religioso de “Los Sagrados Corazones” conocido popularmente como “el Monumento”

Además cuenta con abundante patrimonio mueble asociado a los distintos edificios religiosos y hermandades sacramentales.

Por último, debemos destacar el patrimonio medioambiental, contando con el Paseo ribereño de Nuestra Señora del Carmen, el parque de los Pitufos, el de Valparaíso  o el de las Baterías, ofreciendo entre otras cosas un patrimonio paisajístico único.

Asociado a estas zonas verdes, San Juan cuenta con una serie de Leyendas y tradición literaria digna de conocer.